Entrevistas - La Gaceta del Retiro

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Entrevistas

Secciones > Entrevistas

30/6/14


Giovanni Panella
Nuevo Director de la Cantoría


El Maestro Giovanni Panella es un joven músico italiano, con una sólida formación y rica experiencia, que  muy recientemente ha asumido la dirección de la Cantoría del Socorro. Sus proyectos y expectativas para la tarea a realizar formaron parte de la conversación que mantuvimos con él, con la amable colaboración de Adelaida Negri.

Maestro, Ud. tiene una importante trayectoria musical pese a su juventud ¿Cómo surgió su vocación por la música?
- Es algo bastante raro porque en mi familia no hay músicos. La única noticia que tengo es de un bisabuelo que no conocí. Tocaba varios instrumentos: clarinete, flauta, mandolina, en la banda municipal de mi pueblo. Salvo mi bisabuelo, no tengo otras noticias de músicos en la familia. Fue algo del destino, una vocación particular. Mis padres sí cantaban en el coro de la parroquia, mi mamá me contaba que desde que yo estaba en el moisés que me llevaban a la iglesia, entonces desde muy chico escuché esa música sacra. Luego conocí a algunos maestros que me dieron una impronta muy fuerte, me hicieron conocer el lenguaje que está detrás de la música, y qué se puede hacer con la música, pero no solo a nivel técnico sino emocional. Así llegué a descubrir esta vocación.
¿Y cómo fue su formación hasta llegar a ser el músico que es hoy?
En el conservatorio cerca de mi pueblo comencé a estudiar órgano, después me diplomé en composición, dirección coral y dirección orquestal. Tuve grandes maestros que me han formado en dos escuelas italianas muy prestigiosas. En la parte coral Gianni Lazzari, fue de esa generación de maestros que desapareció completamente. También con Domenico Bartolucci, el maestro de la Capilla Sixtina, he podido acceder a ese bagaje de sabiduría. Por fortuna he encontrado las personas justas. En la parte orquestal, mi maestro me ha dado una sólida formación pero de una manera particular, mucho por empatía, casi por ósmosis. Yo he observado mucho como trabajaba. Y decía: vaya a ver este video, atención con este maestro… Tuve la formación académica del conservatorio, con un estudio riguroso de la técnica. Pero siempre atendiendo a no hacer de la técnica un fin en sí mismo sino un medio. Estudié en el Conservatorio de Frosinone, cerca de mi pueblo, y en el Conservatorio San Pietro a Majella de Nápoles. Y con una gran práctica. Empecé a dirigir coros a los 14 años, mi desarrollo técnico pudo mejorar mucho gracias a la práctica. Y eso no se hace a menudo,  los estudiantes de conservatorio no hacen práctica hasta que terminan la carrera, lo que es un error.
Eso ocurre también en otros campos de lo académico, aunque en la música debería ser diferente….
- Es que hay un aspecto muy importante de la música que no todos recuerdan. Yo la considero un oficio artesanal, además de artístico. Por ejemplo, un pintor se inicia en el taller  de otros grandes pintores. También en la gran tradición musical italiana era así, después comenzó a cambiar, hubo un acercamiento más intelectual, poco práctico. Yo pertenezco a una línea de la vieja música, que llamaría artesanal.
¿Y cómo fue su primer conocimiento de la Cantoría, cómo se vinculó con ella?
- Fue bastante casual, porque yo vine a una misa con Adelaida en 2011, la primera vez que vine a la Argentina  (Nota: Invitado a dirigir aquí por la Casa de la Opera de Adelaida Negri), y me dije: ¡qué música sacra que se hace acá! No conocía todavía la importancia de esta Basílica, pero entendí entonces su importancia de esta iglesia y la de su Cantoría. Después me lo confirmó el relato de algunos de los cantantes que habían estado con el Padre Segade.  Dos días después de que se estrenó la Missa Splendoris y La Samaritana en la Catedral en 2011, se repitió el concierto en el Socorro. Yo no imaginé entonces que iba a trabajar aquí. Fue algo del destino.  
Todo director impone un repertorio o un estilo a un grupo musical. ¿Cuál es su proyecto en ese sentido?
- El proyecto tiene dos partes: la litúrgica y la concertística. En lo litúrgico, el repertorio es básicamente de la Escuela Romana, con obras que se interpretan en las basílicas papales: San Pedro, Santa María la Mayor, San Juan de Letrán; con autores como Palestrina, pasando por Refice, Perosi, Bartolucci, y otros. Eso es esencialmente el repertorio litúrgico. No es tan complejo técnicamente, pero está pensado para la liturgia. Son obras de gran dignidad, se cantan en la presencia del Papa. Pero no son difíciles de aprender por los coristas y los puede seguir la asamblea, deben elevar el espíritu de los fieles. En cuanto a la parte concertística el discurso es más amplio para llegar a la música sinfónico sacra, con Mozart, Mendelssohn, algunos autores italianos. Música de grandes dimensiones que se adapta  a una sala de concierto como a la liturgia. Con eso completamos lo orgánico de la Cantoría. Pero es importante saber con cuántos coristas contamos para poder desarrollar la parte concertística. Tenemos el primer concierto el 19 de mayo acá en el Socorro, haremos el Stábat Mater de mi autoría, con orquesta de cuerdas. Después vamos a ver. Tengo el compromiso de tres conciertos al año: en Pascua, en las Fiestas Patronales y en Navidad. Pero si la Cantoría responde favorablemente podemos aumentar la actividad.
Y ¿qué espera de esta nueva etapa?
-
Yo he tenido un impacto favorable con la cultura argentina, me he sentido muy próximo, tengo una gran empatía con la Cantoría y con los fieles que vienen a escuchar los conciertos. Y  la música es un arte muy particular, que va a tocar las cuerdas primordiales del hombre. Es un lenguaje que puede enriquecer la cultura, el espíritu de una comunidad. La música puede desarrollar este intercambio entre quien la interpreta y quien la escucha, no hay un solo sentido sino que se enriquecen recíprocamente. Y yo me propongo hacer crecer el nivel del Coro de manera que pueda representar el nombre de la Basílica más allá de ella, elevar el nombre de la Cantoría al punto de poder llevarla a otros ámbitos y que sea reconocida como tal.
¿Quisiera agregar algo más?
Sí, quisiera agregar a lo que me preguntaste sobre qué quiero hacer. Tiene que ver con el sonido y el timbre, y es encontrar un sonido que sea distintivo de la Cantoría. Eso necesita mucho trabajo, y es la prioridad para después de Semana Santa. Hasta ahora no hubo todavía tiempo para eso, pero para mí es una cosa muy  importante.
Ese sonido sería como la personalidad del coro…
Exactamente. En la actualidad la Cantoría tiene muchas bellas voces. Queremos hacer que tenga una sola bella voz. Y da trabajo, pero lo vamos a hacer.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal