En Retiro - La Gaceta del Retiro

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

En Retiro

Secciones

21/5/15

El Kavanagh, su entorno y sus mitos

En una publicación como La Gaceta, particularmente en la edición gráfica, a lo largo de todos estos años más de una vez nos hemos ocupado del Edificio Kavanagh. Sucede que en nuestra búsqueda de material histórico sobre el barrio siempre vamos encontrando alguna toma fotográfica antigua que no habíamos publicado antes, o que aporta algún elemento de interés para analizar. Un ejemplo es esta imagen que aquí compartimos.
Vemos en ella una parte pequeña de la arboleda de la Plaza San Martín, y algo de la parquización de la que era por entonces la Plaza Britania, hoy llamada Fuerza Aérea Argentina, desde la cual está tomada la foto. Pero lo que domina sin duda es el Edificio Kavanagh.
Recordamos algunos datos básicos sobre él: está ubicado en Florida 1065, en un terreno aledaño al Plaza Hotel que era propiedad de Ernesto Tornquist, y que fue adquirido por Corina Kavanagh, quien en 1934 encarga a los arquitectos Sánchez, Lagos y De la Torre la construcción del edificio. Este iba a formar parte de una transformación más amplia de la Plaza San Martín y su entorno, de acuerdo a un Concurso Municipal, lo que se realizó sólo parcialmente, ya que no se llegó a concretar todo lo que formaba parte del proyecto original. De todos modos, y sorteando varias dificultades,  sí se construyó el edificio, de especiales características. Con sus 33 pisos, va a ser durante unos cuantos años el más alto de la Ciudad, y  por ese entonces el más alto del mundo en estructura de hormigón armado. Se inauguró el 3 de enero de 1936.
Muchos datos pueden agregarse sobre el Kavanagh. Pero queremos aquí encarar algo sobre lo cual no nos habíamos referido antes por considerarlo absurdo. Y es que no hay visita guiada, programa televisivo o charla de divulgación sobre este tema, que no aluda a que Corina Kavanagh hizo construir el edificio para -supuestamente- vengarse de Mercedes Castellanos de Anchorena, quien tenía su residencia enfrente, impidiéndole con la edificación ver la iglesia del Santísimo Sacramento, obra realizada a la vez por encargo de la señora de Anchorena. La venganza tendría su origen, según este cuento tan repetido, en un rechazo de Mercedes Castellanos a una relación de Corina con uno de sus hijos. Y no sabemos por qué esta mentira, que es tan fácil de retrucar, se sigue repitiendo, incluso con gesto cómplice de quien trae una novedad muy jugosa.
Y decimos que es fácil de retrucar por lo siguiente: Mercedes Castellanos nació en 1840 y  falleció en 1920.  Es decir que en 1934, cuando surge el proyecto del edificio y se encarga su construcción, hacía ya 14 años que Mercedes Castellanos había fallecido. Ante el dato concreto, sobran las palabras.
Nos queda sin duda lo real y valioso: este edificio que es único en la Ciudad, y un verdadero símbolo arquitectónico de Retiro.


El Edificio Kavanagh hacia 1940, es decir a poco de su inauguración.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal