Historia - La Gaceta del Retiro

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Historia

agosto16
 
Aniversario de la muerte del General San Martín
 
17//8/16
 
Se podría pensar que no es necesario repetir una vez más que el General José de San Martín, figura máxima de la historia argentina, falleció en Boulogne-sur-Mer (Francia) el 17 de agosto de 1850.  Es un dato básico que en otras épocas sabíamos de memoria desde la escuela primaria. Y que además se conmemoraba debidamente y en su fecha respectiva.
 
Pero los años recientes han obrado de manera negativa sobre la valoración de nuestros mayores personajes históricos, como lo han sido también de muchos hechos, logros y valores del país. Y ese verdadero vaciamiento ha tocado también en alguna medida a la figura de San Martín.
 
Esperamos, en esta nueva etapa, recuperar la costumbre de honrar a nuestros mejores modelos humanos, a los mejores ejemplos de vida, como lo fue el Libertador.
 
A modo de pequeño aporte a su memoria, presente de manera innegable en nuestro barrio de Retiro, transcribimos a continuación fragmentos de un texto de Juan Bautista Alberdi, quien en un Diario personal de un viaje a Europa narra su encuentro con San Martín en París. Y en un tono que deja traslucir su admiración, describe cómo era físicamente por entonces el General, pero sobre todo señala y destaca su actitud personal.
 
EL GENERAL SAN MARTIN
 
París, 14 de Septiembre de 1843
 
El 1° de Septiembre, a eso de las once de la mañana, estaba yo en casa de mi amigo el señor D. M. J. de Guerrico, con quien debíamos asistir al entierro de una hija del señor Ochoa (poeta español) en el cementerio de Montmartre. Yo me ocupaba, en tanto que esperábamos la hora de la partida, de la lectura de una traducción de Lamartine, cuando Guerrico se levantó, exclamando: "¡El general San Martín!"  
Me paré lleno de agradable sorpresa al ver la gran celebridad americana que tanto ansiaba conocer. Mis ojos, clavados en la puerta por donde debía entrar, esperaban con impaciencia el momento de su aparición.
 
Entró por fin con su sombrero en la mano, con la modestia y el apocamiento de un hombre común. ¡Qué diferente lo hallé del tipo que yo me había formado oyendo las descripciones hiperbólicas que me habían hecho de él sus admiradores en América! Por ejemplo: Yo le esperaba más alto, y no es sino un poco más alto que los hombres de mediana estatura. Yo le creía un indio, como tantas veces me lo habían pintado, y no es más que un hombre de color moreno, de los temperamentos biliosos. Yo le suponía grueso, y, sin embargo de que lo está más que cuando hacía la guerra en América, me ha parecido más bien delgado; yo creía que su aspecto y porte debían tener algo de grave y solemne, pero le hallé vivo y fácil en sus ademanes, y su marcha, aunque grave, desnuda de todo viso de afectación. Me llamó la atención su metal de su voz, notablemente gruesa y varonil. Habla sin la menor afectación, con toda la llanura de un hombre común.

 
Daguerrotipo tomado al General San Martín en 1848, cinco años después del encuentro con Alberdi.
 
 
Al ver el modo de cómo se considera él mismo, se diría que este hombre no había hecho nada de notable en el mundo, porque parece que él es el primero en creerlo así. Yo había oído que su salud padecía mucho; pero quedé sorprendido al verle más joven y más ágil que todos cuantos generales he conocido de la guerra de nuestra independencia, sin excluir al general Alvear, el más joven de todos. El general San Martín padece en su salud cuando está en inacción, y se cura con solo ponerse en movimiento. De aquí puede inferirse la fiebre de acción de que este hombre extraordinario debió estar poseído en los años de su tempestuosa juventud.
 
Su bonita y bien proporcionada cabeza, que no es grande, conserva todos sus cabellos, blancos hoy casi totalmente; no usa patilla ni bigote, a pesar que hoy lo llevan por moda hasta los más pacíficos ancianos. Su frente, que no anuncia un gran pensador, promete, sin embargo, una inteligencia clara y despejada, un espíritu deliberado y audaz. Sus grandes cejas negras suben hacia el medio de la frente cada vez que se abren sus ojos, llenos aun del fuego de la juventud. La nariz es larga y aguileña; la boca pequeña ricamente dentada, es graciosa cuando sonríe; la barba es aguda.
 
Estaba vestido con sencillez y propiedad: corbata negra, atada con negligencia; chaleco de seda, negro; levita del mismo color; pantalón mezcla de celeste; zapatos grandes. Cuando se paró para despedirse acepté y cerré con las dos manos la derecha del gran hombre que había hecho vibrar la espada libertadora de Chile y el Perú. En ese momento se despedía para uno de los viajes que hace en el interior de Francia en la estación de verano.
 
No obstante su larga residencia en España, su acento es el mismo de nuestros hombres de América, coetáneos suyos. En su casa habla alternativamente el español y francés, y muchas veces mezcla palabras de los dos idiomas, lo que le hace decir con mucha gracia que llegará un día en que se verá privado de uno y otro o tendrá que hablar un patois de su propia invención. Rara vez o nunca habla de política -jamás trae a la conversación con personas indiferentes sus campañas de Sudamérica-; sin embargo, en general le gusta hablar de empresas militares. (…)
 
Juan Bautista Alberdi
 
La Gaceta del Retiro - Directores: Pedro Constenla - Josefina del Solar
Regreso al contenido | Regreso al menu principal